¿Cómo se pueden regularizar las personas migrantes centroamericanas en México?

¿Cómo se pueden regularizar las personas migrantes centroamericanas en México?

Miles de personas migrantes, solicitantes de asilo y refugiadas centroamericanas emprenden viajes hacia el norte en búsqueda de mejores oportunidades. La mayoría de estas personas salen de Países del Norte de Centroamérica (PNCA - Guatemala, Honduras y El Salvador).

Algunos recurren a la migración irregular, exponiéndose a peligros en el viaje y a las restricciones que esto implica si logran llegar a su país de destino. Sin embargo, un estudio de la OIM en el que se realizaron más de 2.800 entrevistas demostró que en los PNCA 97% de las personas migrantes en tránsito hacen un gran esfuerzo para obtener los documentos para regular su estancia en México. Además, entre 59% y 70% de las personas estarían dispuestas a involucrarse en oportunidades locales de educación, empleos o emprendimientos, como alternativa a la migración irregular.

Las personas migrantes que salen de los PNCA al llegar a la frontera sur de México cuentan con 3 opciones para solicitar su estancia regular en este país:

  1. Visitante Regional: permite permanecer en México por un plazo no mayor a 7 días en los Estados de Campeche, Chiapas, Quintana Roo y Tabasco. La tarjeta tiene una vigencia de 5 años, no tiene costo y no permite realizar actividades remuneradas.
  2. Visitante Trabajador Fronterizo: es para nacionales de Belice y Guatemala y permite la entrada a los estados de Campeche, Chiapas, Quintana Roo y Tabasco. Es válida por un año e incluye derecho a realizar actividades remuneradas. Sin embargo, esta opción requiere tener una oferta de empleo con antelación.
  3. Visitante por Razones Humanitarias: tiene vigencia por un año con posibilidad de renovación y se otorga en las siguientes situaciones:
  • Ser víctima o testigo de algún delito cometido en México.
  • Ser niña, niño o adolescente migrante no acompañado.
  • Ser solicitante de asilo político, de reconocimiento de la condición de refugiado o de protección complementaria del Estado Mexicano, hasta en tanto no se resuelva su situación migratoria.

También se podrá autorizar la condición de estancia de visitante por razones humanitarias cuando exista una causa humanitaria que haga necesaria su internación o regularización en el país. La persona solicitante cuenta con permiso para realizar actividades remuneradas.

Para las personas migrantes que quieren llegar a la frontera norte de México, solo pueden continuar su viaje como migrantes irregulares. Para ellos y ellas, la forma de regularizar su situación migratoria es a través de una visa de Visitante por Razones Humanitarias, solicitar un numero de espera para ser entrevistado en USA y acogerse al Protocolos de Protección a Migrantes (MPP) o cruzar la frontera de manera irregular y presentarse a la autoridad migratoria en Estados Unidos y ser retornado a México también bajo en la categoría de MPP.

Aquellos que regresan a México como MPP, pueden esperar a su cita y solicitar refugio en Estados Unidos, solicitar refugio en México o retornar a sus países de origen.

México tiene el potencial de ofrecer oportunidades laborales a personas migrantes en programas como Sembrando Vida o proyectos tales como la creación de la zona libre en la franja fronteriza, el Tren Maya o la construcción de la refinería de Dos Bocas en el estado de Tabasco. Para esto, se deben fortalecer y perfeccionar las opciones de visa y condiciones de estancia regular para los migrantes de los PNCA.

También es esencial que gobiernos y organizaciones sigan esforzándose en atender las causas estructurales que obligan a las personas a migrar, ofrecer alternativas y continuar buscando y apoyando mecanismos que promuevan una migración ordenada y segura.

 

Recursos para personas migrantes:

*La OIM cuenta con recursos para ayudar a las personas a informarse sobre migración regular. El sitio web migrantinfo.iom.int provee información sobre canales de migración regular y oportunidades de desarrollo local de aprendizaje, trabajo y emprendimiento. Por otro lado, la aplicación móvil MigApp provee información sobre protección, trámites migratorios y servicios.


Buscando la cohesión social entre comunidades de acogida y migrantes

Buscando la cohesión social entre comunidades de acogida y migrantes
Categoria: Migración y Desarrollo
Autor: Autor Invitado

La inclusión y cohesión social son factores que trabajan juntos cuando se trata de la sana integración de las personas migrantes en las comunidades de acogida, e implica la adaptación mutua de los migrantes y de la sociedad receptora. La inclusión social se refiere al proceso de mejorar la capacidad, oportunidad y dignidad de personas en condiciones desfavorables en función de su identidad, para participar en  la sociedad. La cohesión social, si bien no cuenta con una definición universal, tiene que ver con el sentido de pertenencia a una comunidad, y con la solidaridad y tolerancia entre sus miembros. Ambos procesos son promovidos tanto en el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, como en el Pacto Mundial sobre los Refugiados.

De acuerdo con el recientemente lanzado Informe sobre las Migraciones en el Mundo 2020, la globalización y aumento de flujos migratorios ha significado nuevos retos para mantener la cohesión social entre grupos cada vez más diversos a nivel social, cultural, étnico y religioso, además de su condición socioeconómica y razones para migrar.

Uno de los mayores desafíos es luchar contra la imagen negativa que se presenta de las personas migrantes en algunos medios de comunicación y otras instancias. Este tipo de manifestaciones fomenta la intolerancia, discriminación, racismo y xenofobia hacia quienes buscan nuevas oportunidades fuera de su país de origen. Como resultado de dicho rechazo se pueden correlacionar efectos negativos en la salud física y mental de las personas migrantes, y perjudicar el aporte laboral y cultural de estas, afectando los potenciales beneficios para las comunidades de acogida.

Para alentar la cohesión social, indica el informe, es necesario y útil que los Estados trabajen en acciones y políticas de inclusión social. El enfoque que cada país haga para disminuir las brechas de exclusión puede variar, pero su incorporación ayudará a enfrentar la discriminación y marginación (a nivel de inclusión) y a disminuir los riesgos de tensiones, desórdenes y disturbios (a nivel de cohesión).

 

Características de las políticas por la cohesión social

El Informe sobre las Migraciones en el Mundo 2020 brinda tres ideas principales respecto a políticas que pueden facilitar la inclusión y cohesión de las personas migrantes:

  1. Las políticas para trabajar ambos procesos de integración serán más efectivas si no se realizan de manera aislada. Por el contrario, deben trabajarse en múltiples esferas de la sociedad para asegurar la no marginalización de las personas migrantes y disminuir las posibilidades de tensiones sociales entre grupos con diversas características.
  2. Las políticas deberían ser generadas de manera incluyente. Esto quiere decir que se deben tomar en cuenta que las condiciones solicitadas a las personas migrantes para acceder ciertas iniciativas (como la participación política, la naturalización, o la reunificación familiar), sean razonables y acojan antes que alejen a quienes quiera optar por ellas.
  3. Las políticas nacionales deberían tomar en cuenta el conocimiento de instancias locales y de personas migrantes, en aras de optimizar las oportunidades de inclusión; es decir, hacer uso del conocimiento que transcurre a nivel local y desde la misma visión de las personas migrantes y llevarlo a instancias superiores.

La inclusión social se vive de manera personal y variada en cada individuo, e implica necesidades particulares para ciertos tipos de migrantes, como los trabajadores poco cualificados, las víctimas de trata o las diásporas, por mencionar algunas. Sin embargo, existen esfuerzos superiores que se pueden desarrollar para facilitar la acogida de las personas migrantes y la cohesión en sus comunidades de destino, como el acceso a servicios lingüísticamente inclusivos, el acceso a educación sin trabas por trámites administrativos, y la armonización en el reconocimiento de títulos para acceder a trabajos que no sean inferiores al de la propia formación.