Compromiso con la diáspora caribeña: un potencial para el desarrollo

Compromiso con la diáspora caribeña: un potencial para el desarrollo

Una de las cifras demográficas más llamativas en la región del Caribe es la proporción uno a uno de los nacionales que viven en sus países de origen y los miembros de la diáspora que viven en el extranjero:

"Hay casi una persona viviendo en el extranjero en la diáspora por cada persona que todavía reside en el Caribe, lo que hace de la diáspora un recurso potencial sin explotar para el desarrollo económico" - Banco Mundial, 2013.

Esta cifra puede percibirse como una oportunidad para desbloquear un crecimiento potencial en la economía y el desarrollo de esta región si se gestiona adecuadamente.

Se ha demostrado en varios estudios que la diáspora de esta región es altamente educada y muy comprometida, no solo desde un enfoque nacionalista sino también regional, y desean estar aún más conectados.

Más del 85% de los miembros de la diáspora caribeña son inversores activos en sus países de origen, particularmente en bienes raíces. La mayor parte del apoyo de la diáspora se destina a obras de caridad, inversiones en remesas para apoyar a familiares de pequeñas empresas y otras inversiones empresariales. Además, podría aportar un valor añadido a la creación de empleo y al aumento de la productividad a través de más inversiones, así como a través de la enseñanza y tutorías.

A pesar de que hay un alto porcentaje de personas de esta comunidad que expresan su interés en invertir e involucrarse de alguna manera, los resultados del estudio "Inversión de la diáspora: los intereses comerciales y de inversión del Caribe en el extranjero" muestran que la brecha entre la participación real (13%) y el interés expresado (85%) sigue siendo significativo.

Una justificación de eso puede ejemplificarse con los resultados de un informe estadístico realizado por la OIM en 2017, que mapeó la diáspora en Jamaica. Se identificó que a pesar del interés expresado de la diáspora en formar relaciones comerciales con Jamaica, las preocupaciones también se enfatizaron en términos de altos niveles de corrupción (16%); altas tasas de delincuencia y violencia (13%); desconfianza de posibles socios comerciales en Jamaica (13%); la inestabilidad de la economía (11%); y la dificultad para hacer negocios en Jamaica (10%).

Teniendo en cuenta estos hechos, los gobiernos deberían ser responsables de apoyar y fomentar estos intereses y tomar las siguientes medidas: 

  • Crear nuevas políticas y estrategias que brinden incentivos a estos miembros clave; reducir las barreras y los procesos burocráticos, y aumentar la transparencia de la información, para que puedan desempeñar un papel aún más importante en la contribución al desarrollo de la región. La débil aplicación de la ley y las regulaciones entre los países dificultan desentrañar la demanda potencial de inversiones entre la diáspora.
  • Recopilación de datos: realizar mapeos de la diáspora para comprender cuáles son sus intereses para desarrollar oportunidades de inversión adaptadas a sus necesidades.
  • Establecer unidades o agencias dedicadas e invertir en canales para promover la participación de la diáspora en los esfuerzos de desarrollo de su país de origen. Un ejemplo de esto puede ser el desarrollo de un mecanismo en línea que podría facilitar la creación de redes entre profesionales en el extranjero y en la región, donde la diáspora podría orientar y recomendar buenas prácticas con personas de ideas afines en la región.
  • Crear plataformas formales para facilitar la comunicación entre los encargados de formular políticas y los miembros de la diáspora, que les permita participar activamente en la toma de decisiones, al tiempo que genera conciencia sobre las oportunidades de inversión.
     

Está claro que la diáspora caribeña puede desempeñar un papel fundamental en el desarrollo de la región. Por lo tanto, existe una necesidad urgente de un pensamiento nuevo y creativo para encontrar formas de reducir las barreras al compromiso y crear una agenda regional holística y estructurada, formada a través del diálogo entre especialistas clave, tomadores de decisiones y diásporas de todos los países del región, para ofrecer estrategias que aborden los problemas que afectan a la región.


Buscando la cohesión social entre comunidades de acogida y migrantes

Buscando la cohesión social entre comunidades de acogida y migrantes
Categoria: Migración y Desarrollo
Autor: Autor Invitado

La inclusión y cohesión social son factores que trabajan juntos cuando se trata de la sana integración de las personas migrantes en las comunidades de acogida, e implica la adaptación mutua de los migrantes y de la sociedad receptora. La inclusión social se refiere al proceso de mejorar la capacidad, oportunidad y dignidad de personas en condiciones desfavorables en función de su identidad, para participar en  la sociedad. La cohesión social, si bien no cuenta con una definición universal, tiene que ver con el sentido de pertenencia a una comunidad, y con la solidaridad y tolerancia entre sus miembros. Ambos procesos son promovidos tanto en el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, como en el Pacto Mundial sobre los Refugiados.

De acuerdo con el recientemente lanzado Informe sobre las Migraciones en el Mundo 2020, la globalización y aumento de flujos migratorios ha significado nuevos retos para mantener la cohesión social entre grupos cada vez más diversos a nivel social, cultural, étnico y religioso, además de su condición socioeconómica y razones para migrar.

Uno de los mayores desafíos es luchar contra la imagen negativa que se presenta de las personas migrantes en algunos medios de comunicación y otras instancias. Este tipo de manifestaciones fomenta la intolerancia, discriminación, racismo y xenofobia hacia quienes buscan nuevas oportunidades fuera de su país de origen. Como resultado de dicho rechazo se pueden correlacionar efectos negativos en la salud física y mental de las personas migrantes, y perjudicar el aporte laboral y cultural de estas, afectando los potenciales beneficios para las comunidades de acogida.

Para alentar la cohesión social, indica el informe, es necesario y útil que los Estados trabajen en acciones y políticas de inclusión social. El enfoque que cada país haga para disminuir las brechas de exclusión puede variar, pero su incorporación ayudará a enfrentar la discriminación y marginación (a nivel de inclusión) y a disminuir los riesgos de tensiones, desórdenes y disturbios (a nivel de cohesión).

 

Características de las políticas por la cohesión social

El Informe sobre las Migraciones en el Mundo 2020 brinda tres ideas principales respecto a políticas que pueden facilitar la inclusión y cohesión de las personas migrantes:

  1. Las políticas para trabajar ambos procesos de integración serán más efectivas si no se realizan de manera aislada. Por el contrario, deben trabajarse en múltiples esferas de la sociedad para asegurar la no marginalización de las personas migrantes y disminuir las posibilidades de tensiones sociales entre grupos con diversas características.
  2. Las políticas deberían ser generadas de manera incluyente. Esto quiere decir que se deben tomar en cuenta que las condiciones solicitadas a las personas migrantes para acceder ciertas iniciativas (como la participación política, la naturalización, o la reunificación familiar), sean razonables y acojan antes que alejen a quienes quiera optar por ellas.
  3. Las políticas nacionales deberían tomar en cuenta el conocimiento de instancias locales y de personas migrantes, en aras de optimizar las oportunidades de inclusión; es decir, hacer uso del conocimiento que transcurre a nivel local y desde la misma visión de las personas migrantes y llevarlo a instancias superiores.

La inclusión social se vive de manera personal y variada en cada individuo, e implica necesidades particulares para ciertos tipos de migrantes, como los trabajadores poco cualificados, las víctimas de trata o las diásporas, por mencionar algunas. Sin embargo, existen esfuerzos superiores que se pueden desarrollar para facilitar la acogida de las personas migrantes y la cohesión en sus comunidades de destino, como el acceso a servicios lingüísticamente inclusivos, el acceso a educación sin trabas por trámites administrativos, y la armonización en el reconocimiento de títulos para acceder a trabajos que no sean inferiores al de la propia formación.