Agencias de la ONU piden medidas de protección y un enfoque regional integral para los haitianos en situación de movilidad

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos  exhortan a los Estados a no expulsar a los haitianos sin haber evaluado sus necesidades de protección, a garantizar los derechos humanos fundamentales de los haitianos en situación de movilidad y a ofrecer mecanismos de protección o acuerdos de estancia  legal para garantizar el acceso efectivo a vías migratorias regulares.

Asimismo, las cuatro agencias invitan a los países en las Américas a adoptar un enfoque regional integral para garantizar que los haitianos en situación de movilidad en la región reciban protección.

La ONU y sus socios han estado brindando asistencia a los haitianos dentro y fuera de su país, incluso en ruta. Sin embargo, es necesario hacer mucho más para atender sus necesidades más apremiantes.

La compleja situación social, económica, política y humanitaria, junto con las catástrofes que han golpeado al país (algunas de las cuales son resultado del cambio climático y de la degradación ambiental), han provocado en la última década movimientos de población en el país caribeño. 

Los haitianos en situación de movilidad en las Américas incluyen personas cuyos perfiles, motivaciones y necesidades de protección varían, lo que incluye niñez no acompañada o separada de su familia, víctimas de trata de personas y sobrevivientes de violencia de género. Algunas de ellas tienen motivos bien fundamentados para solicitar protección internacional como refugiados. Otras pueden tener necesidades de protección distintas.

El derecho internacional prohíbe las expulsiones colectivas y exige la evaluación de cada caso para identificar necesidades de protección en base al derecho internacional de los refugiados y de los derechos humanos.

El discurso público con tintes discriminatorios que sugiere que la movilidad humana es un problema alimenta el racismo y la xenofobia; por tanto, debe evitarse y condenarse.

En Haití siguen aumentando la violencia y la inseguridad, lo que ha provocado que al menos 19.000 personas fueran desplazadas en la capital de Puerto Príncipe tan solo en el verano de 2021. Más del 20% de la niñez ha sido víctima de violencia sexual. Además, casi el 24% de la población (el 12,9%  de los cuales son niñas y niños) vive por debajo de la línea de pobreza extrema, con ingresos de $1,23 dólares (USD) al día. Alrededor de 4,4 millones de personas (es decir, casi el 46% de la población) padece inseguridad alimentaria, lo que incluye 1,2 millones de personas que se encuentran en niveles de emergencia y 3,2 millones de personas en niveles de crisis. Se estima que 217.000 niñas y niños padecen desnutrición moderada o grave.

La situación empeorará como resultado del sismo que tuvo lugar el 14 de agosto, lo cual limitará la capacidad de recibir personas retornadas. Las condiciones en Haití siguen siendo preocupantes, y no propicias para los retornos forzados.

FIN

Contactos para los medios:

IOM:

En San José, Jorge Gallo, +506 7203 6536, jgallo@iom.int

En Ginebra, Safa Msehli, +41794035526, smsehli@iom.int

ACNUR:

En Panamá, William Spindler, + 507 63827815, spindler@unhcr.org

En México, Sibylla Brodzinsky, +52 55 8048 5054, brodzins@unhcr.org

En Ginebra, Aikaterini Kitidi, +41 79 5808334, kitidi@unhcr.org

UNICEF:

En Nueva York, Najwa Mekki, +1 917 209 1804, nmekki@unicef.org 

ACNUDH:

En Ginebra, Liz Throssell, + 41 22 917 9296, elizabeth.throssell@un.org

Date Publish: 
09/30/2021
Tags: 
haiti

La OIM hace un llamamiento por 74,7 millones de dólares EE.UU. para brindar asistencia humanitaria a los migrantes altamente vulnerables que se encuentran en tránsito en las Américas

Date Publish: 
22 / 10 / 2021

San José / Buenos Aires – La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) hace un llamamiento por 74,7 millones de dólares EE.UU. para poder responder a las necesidades humanitarias de un número cada vez mayor de migrantes vulnerables que se movilizan desde el Caribe y Suramérica y luego atraviesan Centroamérica rumbo a México y los Estados Unidos. Estos migrantes con alto nivel de vulnerabilidad son en su gran mayoría haitianos, pero hay también nacionales cubanos, brasileños y chilenos. Hay también nacionales de Asia y África.  

Este año más de 100.000 migrantes hasta ahora han cruzado irregularmente la peligrosa selva del Tapón de Darién hacia Panamá desde Colombia tras haber caminado a través de varios países en Suramérica. La cifra para los primeros nueve meses de 2021 triplica el anterior récord de 30.000 en la misma ruta en la totalidad de 2016. Desde Panamá los migrantes continúan hacia el norte en un viaje que es particularmente peligroso para las mujeres y los menores.  

Los Directores de las oficinas regionales de la OIM en San José y en Buenos Aires dijeron que los más de 200.000 haitianos que ya se habían asentado en Argentina, Brasil y Chile tras el terremoto en Haití en 2010 también se encontraban en una condición de vulnerabilidad en aumento.  

‘’Las condiciones socioeconómicas cada vez peores, las regulaciones de visado cada vez más exigentes, las dificultades para acceder a información y documentos para la regularización de su condición migratoria, el impacto de la pandemia de COVID-19 y la xenofobia en aumento, entre otros factores, han impactado muy profundamente en el bienestar de la comunidad haitiana en estos países y han menguado las oportunidades de integración.  

“Los grandes flujos de haitianos, cubanos y migrantes de otras nacionalidades han también ejercido gran presión sobre la capacidad de muchos países de tránsito y acogida, alguno de los cuales se han convertido en puntos conflictivos en los cuales son cada vez más frecuentes los incidentes de violencia y xenofobia”. 

Se necesitan fondos para proveer asistencia vital y abordar algunos de los agentes impulsores de la movilidad, como así también el impacto sobre los 75.000 migrantes y miembros de las comunidades de tránsito y acogida. La asistencia incluirá alimentos, ropa, servicios sanitarios y apoyo psicosocial, albergues seguros, y protección de las víctimas y personas en riesgo de padecer violencia basada en género y trata de personas.  

La apelación también procura establecer sistemas de monitoreo de flujos en toda la región, alertar a los migrantes respecto de los posibles peligros que pudieran estar esperándolos, como la trata y el tráfico, y dar el puntapié inicial a la reintegración de base comunitaria. Minimizar los riesgos de protección por medio de la sensibilización y la inclusión social, trabajar con las autoridades para fortalecer el manejo de tales flujos y abordar los agentes impulsores e impactos a largo plazo de las crisis y el desplazamiento aparecen también como objetivos prioritarios.  

El llamamiento de la OIM también busca brindar asistencia humanitaria para el transporte. En Brasil por ejemplo, los migrantes varados a menudo necesitan ayuda para poder regresar a sus anteriores comunidades de acogida. En otros países, puede que los migrantes necesiten asistencia para llegar hasta los centros de alojamiento temporal que se les hubiera asignado. La OIM cubriría tales necesidades a pedido de las autoridades.  

Mientras continúan los retornos a Haití, el requerimiento de fondos también incluye la asistencia humanitaria posterior a la llegada, sin olvidar el mejoramiento de las instalaciones de recepción en los dos aeropuertos internacionales en Puerto Príncipe y Cap-Haitien. La OIM también trabaja muy estrechamente con asociados en Haití en el ámbito de la estabilización comunitaria a largo plazo, apuntando a las áreas más proclives a la migración e incluyendo un plan de reintegración para prevenir los patrones migratorios irregulares repetitivos.  

El llamamiento cubrirá actividades en 14 países de origen, tránsito y destino: Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Nicaragua, Panamá y Perú. El llamamiento no ha sido desglosado por país puesto que la situación es realmente muy fluida y se pide a los donantes que los fondos a aportar sean flexibles sobre la base de los compromisos asumidos en el Gran Pacto.   

Podrá leer los detalles del llamamiento aquí.   

La Plataforma de Respuesta a Crisis Mundiales de la OIM brinda un resumen de los planes y requerimientos de fondos de la OIM para responder a las cambiantes necesidades y aspiraciones de quienes se ven impactados o están en riesgo de verse impactados por la crisis y el desplazamiento en 2021 y aún más allá. La Plataforma es actualizada con regularidad mientras las crisis evolucionan y emergen nuevas situaciones.    

Para más información por favor contactar con Jorge Gallo en la Oficina Regional de la OIM en San José, Correo electrónico: jgallo@iom.int, Tel: +506 7203 6536, o Juliana Quintero en la Oficina Regional de la OIM en Buenos Aires, Correo electrónico: juquintero@iom.int, Tel: +54 9 11 3248 8134.